La Guerra de la Oreja de Jenkins y la Guerra de sucesión austríaca (y 5), Noticias antiguas de Canarias (6)

 
Por Alastair F. Robertson (Traducción del inglés por Emilio Abad Ripoll publicada en el Diario de Avisos el 10 de octubre de 2021).
 
 
NOTICIAS  ANTIGUAS  DE  CANARIAS
(En el British Newspaper Archive) 
 
VI - La Guerra de la Oreja de Jenkins y la Guerra de Sucesión austríaca  (y 5)
 
 
Original en inglés: Alastair F. Robertson 
Traducción: Emilio Abad Ripoll.
Miembros de la Tertulia Amigos del 25 de Julio      
 
 
 
            A lo largo del siglo XVIII, de vez en cuando aparecían en la prensa británica noticias relacionadas con  las Islas Canarias y otras zonas cercanas. Disponemos de una maravillosa fuente “on line”, el British Newspaper Archive (Archivo de prensa británica) (www.britishnewspaperarchive.co.uk) que proporciona una información fascinante sobre hechos que ocurrieron hace cientos de años y de la que estamos extrayendo las noticias que recogemos en esta serie.
 
          Durante el siglo XVIII nunca anduvo la guerra muy lejos en  las relaciones hispano-británicas. La Guerra de la Oreja de Jenkins, iniciada en 1739, fue en realidad un intento británico para acabar con el monopolio español del comercio con America del Sur y llegó a solaparse con la Guerra de Sucesión austríaca, que comenzaría un año después. Los conflictos llevaron a que las aguas que rodean nuestro archipiélago se convirtieran en un lugar peligroso para las actividades comerciales.
 
- - - - - - - - - - 
 
 
          El comercio marítimo entre España y sus posesiones sudamericanas suponía un objetivo primordial para los barcos y corsarios británicos,. El 20 de enero de 1744, el Derby Mercury informaba a sus lectores que:
 
                    El miércoles, llegaron a Spithead [cerca de la Isla de Wight] el HMS Prince Frederick (capitán Barnett) y el HMS Jersey (capitán Norris), tras realizar un crucero frente a Madeira, las Canarias y las islas occidentales. Estos barcos trataron de capturar tres buques españoles con una rica carga que zarparon de Cádiz para Buenos Aires, pero los perdieron dos días después de zarpar de Tenerife,
 
 Foto 6 - 1
 
Isla de Wight, Inglaterra (Fuente: Visit Britain)
 
 
          Los buques de guerra franceses y británicos se enfrentaban de vez en cuando. El 14 de octubre de 1747, una escuadra británica compuesta por catorce navíos de línea relativamente pequeños interceptó una flota francesa, que constaba de unos 250 barcos mercantes protegidos por ocho grandes buques de guerra de la misma nacionalidad. En lo que se convirtió en la Segunda Batalla del Cabo Finisterre, seis de los buques de guerra franceses y siete mercantes fueron capturados por los británicos.
 
          El párrafo final de una muy larga "Sincera carta de un caballero que estuvo en el último combate naval, a su amigo en Londres", que describía la batalla con detalles de primera mano, escrita a bordo del Princess Louisa, reveló a los lectores el propósito de los buques de guerra franceses:
                   
                    Quedan muy pocos de esos barcos de guerra franceses para acompañar al convoy no más allá de la isla de Tenerife, donde esperarán la llegada de su gran flota procedente de las Indias Orientales para escoltarla hasta casa, por lo que ahora ésta puede suponer una fácil presa para nosotros, ya que no se espera que lleguen al lugar de encuentro en los próximos dos meses. (Newcastle Courant, 31 de octubre de 1747).
 
 
          Así que ahora, en lugar de los buques de guerra franceses que habían sido enviados a Tenerife para proteger una flota mercante de su país, serían los británicos los que la estarían esperando para darle la bienvenida.
 
Foto 6 - 2
 
Roques de Anaga, Tenerife (Fotografía tomada por  Berthold Werner)
 
 
          Poco después llegaba más información sobre las intenciones francesas y de ella parecía deducirse que, en realidad, los galos planeaban tender una emboscada a una flota británica:
                   
                    Por informes obtenidos de los buques de guerra franceses apresados por  el almirante Hawke, se deduce que Monsieur de l'Entendierre, comandante de esa escuadra, iba a navegar hasta Tenerife, donde debía esperar con sus barcos más potentes a la flota que manda el almirante Boscawen, con el fin de interceptarla en su proyectada expedición a las Indias Orientales, y estaba previsto que enviara algunas fragatas con la flota de buques mercantes a las Indias Occidentales. (Newcastle Courant, 14 de noviembre de 1747).
 
 Foto 6 - 3
 
Isla de Madeira (Fuente: Visit Britain)
 
 
          De manera decepcionante,  y sorprendente, los tradicionales aliados de Gran Bretaña, los portugueses, mientras ayudaban pasivamente a los británicos permitiéndoles usar Madeira como base, en al menos en una ocasión lo hicieron de forma activa con uno de los enemigos de Gran Bretaña, los españoles:
 
:                  Cartas  recibidas de Lisboa y fechadas el 26 de abril notifican que el buque e guerra portugués N. S. de Nazaret, que había zarpado de allí el 10 de enero, había regresado a ese puerto el día anterior. La tripulación tenía estrictas órdenes de no mencionar dónde habían estado ni lo que transportaban a bordo; pero, sin embargo, se ha sabido que habían estado en la isla de Tenerife, para traer a casa 1.500.000 monedas de a ocho para el Rey de España y sus súbditos, y que el resto del  tesoro lo había desembarcado el Héctor. (Derby Mercury, 6 de marzo  de 1748).
 
 
          Poco después, el 24 de abril de 1748 se firmaba el Tratado de Aix-la-Chapelle que ponía fin a la Guerra de Sucesión de Austria y la paz volvía a reinar.
 
- - - - - - - - - - - - - - - - -