Héroes y testigos de la derrota de Nelson en Tenerife

hroes_custom.jpg

 

por Juan Carlos Cardell Cristellys


Ediciones Idea,  (Tenerife 2004). En la Colección Historia olvidada
Número de páginas: 302

Se puede adquirir, además de en las librerías más conocidas, en Ediciones Idea:
    Calle San Clemente 24 (Edificio El Pilar), 6ª planta. 38002 Santa Cruz de Tenerife
    Calle León y Castillo, 39, 4º b.  35003 Las Palmas de Gran Canaria
    


            El objetivo de Cardell con este trabajo queda claramente expuesto cuando en unas páginas a modo de justificación del mismo declara que deseaba desaparecieran las paletadas de tierra y el olvido que don Luis Maffiote denunciaba, como acusación general, en el extraordinario del Diario de Tenerife publicado para conmemorar el primer centenario de la Gesta, por no haberse publicado hasta entonces “los nombres de los que perdieron la vida en la gloriosa jornada de 1797”.

         Y hasta nuestros días el tema de los héroes, heridos y fallecidos como consecuencia del ataque de Nelson no había sido estudiado con la profundidad que se merecía. Esta obra no sólo relaciona nominalmente las bajas que se produjeron por parte española en los combates, sino que de cada uno de ellos explica todo lo que ha conseguido localizar de su biografías y las circunstancias de la muerte, herida o contusión, y en el caso de los fallecidos transcribe el certificado correspondiente de defunción.

          El autor quiere, y consigue, sacar del olvido histórico a algunos de los que no pudieron oír los gritos de alegría por la victoria en la mañana del 25 de Julio de aquel 1797. Y también a los heridos que, con su sangre generosa, contribuyeron a que Santa Cruz, Tenerife, y con ellas todas las Canarias, sean lo que son hoy día. Por si fuera poco, un apéndice biográfico nos explica quienes eran muchos de los personajes que participaron en la Gesta.

          El trabajo de Cardell ha contribuido también a que, por fin, el Monumento a los Héroes de la Gesta, hasta ahora encajonado por las obras de la Plaza de España y seriamente dañado por el vandalismo de unos y el descuido de los responsables de su conservación, se traslade a otro punto del entorno urbano de Santa Cruz. Bien es verdad que la nueva localización, la antigua Batería de San Francisco, no fue un lugar de los más destacados en los combates; pero también es cierto que ahí el Monumento nos recordará siempre, y dignamente, a quienes Cardell homenajea en su libro.