Artículos propios sobre otros temas

Autor: Emilio Abad Ripoll

 Tras la lectura del artículo no se puede negar que no estuviese justificada la aspiración del General Weyler de levantar un edifico digno como sede de la Capitanía General de Canarias.

Publicado en la Revista Hespérides, núm. 186 Abril-Junio 2011)

Leer más: Una solicitud bastante justificada

Autor: Luis Cola Benítez

Curiosa anécdota relacionada con el puente del Cabo, el primer enlace de Santa Cruz con el resto de la isla, y sobre el que se ciernen nubarrones que esperamos se alejen pronto a instancias del sano "alisio" del respeto a la historia y la cultura heredadas.

Publicado en La Opinión el 31 de julio de 2011

Leer más: La batalla del puente del Cabo (Retales de la Historia - 17)

Autor: José Méndez Santamaría

Nuestro experto en tauromaquia recuerda en este artículo al malogrado diestro palmero Pepe Mata, reseñando fechas importantes de su vida taurina, al cumplirse el 40 aniversario de su trágica muerte en Villanueva de los Infantes.

Publicado en La Opinión el 26 de julio de 2011.

Leer más: José Mata García. Hace 40 años.

Autor: Luis Cola Benítez

Otro entrañable "retal" que nos deja Luis Cola para recordar el origen y algunas vicisitudes de la conocida calle de la Noria y del mucho más desconocido Paseo de la Concordia.

Publicado en La Opinión el 24 de julio de 2011

Leer más: Las Norias y el Paseo de la Concordia (Retales de la Historia - 16)

Autor: Luis Cola Benítez

Curiosa historia la de una desaparecida Capilla que se construyó muy cerca de la Iglesia Matriz con el objeto de preservar la Cruz de la Conquista.

Publicado en La Opinión el 10 de julio de 2011.

Leer más: La capilla del Santo Sudario (Retales de la Historia - 14)

 

Autor: Luis Cola Benítez

Santa Cruz fue durante muchos años la puerta de la Isla. Todo indica que el primer desembarco, el que dio lugar a la fundación del lugar, se realizó por el amplio espacio costero comprendido entre el llamado Puerto de Caballos, en las inmediaciones del castillo de San Juan, y la pedregosa y aplacerada desembocadura del barranco de Santos, pero al ser este lugar más abierto pronto se cambió a otro de mayor abrigo, que en algunos documentos se le conoce como "La Caletilla". Pero el sitio resultaba demasiado reducido para el tráfico que demandaba una comunidad que era deficitaria de casi todo, y ese todo tenía forzosamente que llegar por mar...

Pubicado en La Opinión el 3 de julio de 2011

Leer más: De la playa y La Caleta al muelle de obra (Retales de la Historia - 13)

Página 130 de 153