A un cañón

 
Por Juan Arzadun Zabala (Leída por su autor en el Gabinete Instructivo de Santa Cruz de Tenerife en la noche del 27 de julio de 1885. Publicado en el número extraordinario de La Tarde del 25 de julio de 1980 y en el libro El Tigre, un cañón de a 16, de Juan Tous Meliá.).
 
 
                 A  UN  CAÑÓN
 
 
          En la desierta explanada 
          de antiguo fuerte ruinoso, 
          a un parapeto musgoso 
          la abierta boca asomada, 
         fiel guardián que con desvelo 
         el horizonte vigila, 
         viejo cañón se perfila 
         sobre el transparente cielo.
 
        Cuando el sol canicular 
         todo duerme en derredor 
         y exhalan blando rumor 
        las olas al expirar, 
        y en el silencio de tumba 
        que ningún céfiro orea 
        ni el avecilla gorjea, 
        ni el alado insecto zumba, 
        presa de inerte pereza 
       ofrece en la lontananza 
       cierta vaga semejanza 
       con un león que bosteza.
 
       En su amor a las ruinas 
       en él su vuelo detienen 
       cuando del África vienen 
       cansadas las golondrinas.
       Y parece que piadoso, 
       como siempre lo es el fuerte, 
       él, instrumento de muerte, 
       muestra al bando bullicioso 
       ese protector cariño 
       peculiar del héroe anciano, 
       del glorioso veterano 
       a quien la edad hace niño.
 
        -¡Ese hirió a Nelson!- Oí 
        decir un día a un soldado 
        y ante el bronce, entusiasmado, 
       descubierto, exclamé así: 
 
       “¡Ah! Si pudieras contar 
       lo que por ti pasó al ver 
       las naves aparecer 
       de los tiranos del mar; 
       el odio ardiente, mortal, 
       la sublime indignación 
       que hizo vibrar de emoción 
       tus entrañas de metal 
       cuando con furor que aterra 
       al audaz que te provoca 
       lanzó tu humeante boca 
       el ronco grito de guerra.
 
       ¡Qué página de la Historia 
       tan elocuente y grandiosa! 
       ¡Solo tu voz poderosa 
       basta a cantar tanta gloria!
 
       Cuando tus propias hazañas 
       al conmemorar rugiendo 
       despiertas con grato estruendo 
       los ecos de las montañas 
       y en tu herido seno late 
       ruda tempestad violenta, 
       dí, cañón, ¿no te atormenta 
       la nostalgia del combate? 
       ¿Has olvidado qué mano 
       dirigió con tal pericia 
       los rayos de la justicia 
       sobre el caudillo britano?
 
      Rompe de la edad los hielos;
      Revélame tus secretos: 
      haz que conozcan los nietos 
      las glorias de sus abuelos. 
      ¿Cómo supieron hacer 
      otra cosa que morir? 
      ¿Quién les hizo resistir? 
      ¿Quién les enseñó a vencer?”
 
       No sé si calenturiento 
       presté al bronce aliento y vida; 
       sé que voz jamás oída 
       habló así a mi pensamiento:
 
      “Cuando en horas de agonía 
       ante desigual combate 
       un pueblo que no se abate 
       en su justicia confía; 
       cuando sin ver ni contar 
       las fuerzas del agresor 
       defiende con santo ardor 
       lo más sagrado, su hogar, 
       y en su amor al patrio suelo 
       solo a su entusiasmo escucha, 
       no puede a la incierta lucha 
       ser indiferente el Cielo.
 
       Y al exponer resignado 
       su noble pecho desnudo, 
       cubre un invisible escudo 
       al valeroso soldado 
       que de su deber en pos 
       va con aliento divino. 
       ¡Si fuera ciego el Destino 
       no sería justo Dios!
       No dirigió experta mano 
       sino Dios, que al bueno inspira 
       la centella de su ira 
       sobre el caudillo britano.
 
       Y si en guerra no buscada 
       torpe legión invasora 
       blandiese amenazadora 
       sobre estas rocas su espada, 
       no temas cobardes duelos. 
      En respuesta de sus retos, 
       yo recordará a los nietos 
       las glorias de sus abuelos."
 
- - - - - - - - - - - - - - -