Bajo fuerte galerna que aprisiona

 
Por Juan Antonio de Vergara Batista  (Publicado en el número extraordinario de La Tarde el 25 de julio de 1980).
 
 
BAJO  FUERTE  GALERNA  QUE  APRISIONA 
 
 
           Bajo fuerte galerna que aprisiona 
           a las lanchas que llegan arrastradas, 
           quiso Nelson de la isla hacer historia, 
          regando con su sangre nuestras playas.
 
          Es el pueblo y las Milicias hermanados, 
          dando réplica con piedras y fusiles, 
          los que ofrendaron victoria tan sublime 
          sobre huestes inglesas y sus barcos.
 
          Y la Cruz, que atesora la Ciudad, 
          en unión de banderas tinerfeñas, 
          legaron fe de la gloria y lealtad 
          que de siempre urdió en nuestra tierra.
 
          Y fue el brazo derecho, el que perdido, 
          dio de lado al inglés con su ambición, 
          por el cañón del canario enardecido, 
         que repelió con su alma la invasión.
 
         Y aquella manga vacía, ya sin brazo, 
         salió de la isla derrotada, 
         sin pulsar la victoria de su espada 
         y llorando el botín del cañonazo.
 
         Así es Santa Cruz de Tenerife, 
         invencible y noble hasta en sus hechos 
         en este 25 de Julio, fecha insigne, 
         que infligió su derrota al extranjero.
 
         Ciudad esclarecida, ciudad gloriosa, 
         ciudad invicta, leal y noble, 
         ciudad Benfica en el Atlántico, 
         su cruz elevaron los conquistadores.
 
         Ciudad de horizontes puros, 
         inmortal en la Historia es tu batalla, 
         al inglés derrotaste con tu brío, 
         tu Cruz elevas como enseña santa.
 
         Ciudad de Santa Cruz de Tenerife, 
         vertiendo hacia el mar tu caserío; 
         tus hombres, tus cañones, tus banderas, 
         se cubrieron de gloria y poderío
 
         Ciudad heroica, ciudad marina, 
         que venciste a Nelson y su escuadra, 
         en una noche oscura y misteriosa, 
         llena de oleajes y de hazañas.
 
         Valerosa ciudad, de cuna hidalga, 
          grande es tu gesta, excelsa tu victoria, 
         ahora tus torres se elevan todas altas.
         Son los trofeos que suben a la Gloria.
 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - -