El Teniente de Navío Mr. Jean Jacques Faust Geraudal de la República Francesa, uno de los oficiales más destacados en la Gesta del 25 de Julio de 1797

Por Juan Carlos Cardell Cristellys  (Publicado en El Día / La Prensa el 18 de diciembre de 2004).

 

          Realcemos a uno de los personajes que más destacó en la Gesta del 25 de Julio de 1797  que fue el Teniente de Navío de la República Francesa Mr. Faust.

          Son muy poco los datos que hemos podido encontrar sobre su vida pero suficientes para hacernos una idea de su personalidad. Su nombre completo era Jean Jacques Faust Geraudal y nació el 8 de octubre de 1769 en la Isla de Francia (Nota 1) del Departamento de África, siendo bautizado ese mismo día, según su extracto del Libro de Bautismo y Casamientos de la Comunidad de la Isla de Francia, por el Rector de la Parroquia de San Luis de esa ciudad.

          Era hijo del matrimonio legítimo entre el noble hombre D. Juan Santo Faust, Capitán de Navío,  vecino de esa Isla, y de su mujer la Sra. Dª. María Geraudal. Al niño se le pusieron los nombres de Juan Santiago y fueron sus padrinos D. Juan Santiago Gautier, Capitán del Regimiento de Borbón y de Dª. María Francisca Aubert. Firmaron este protocolo el Rector párroco de San Luis Mr. Adam y los padrinos. (2)

          En el año de 1797 ya se encontraba España en estado de guerra contra Gran Bretaña y era aliada de la República Francesa.

          Sabemos que en la tarde del día 26 de mayo de 1797 llega Mr. Faust al Puerto y Plaza de Santa de Santa Cruz de Tenerife en la corbeta La Mutine (3) de 12 cañones de a 6” y de 2 obuses de 36”, al mando del capitán de fragata D. Luis Estanislao Xavier Ponmiés de nacionalidad francesa, que hace escala en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Trae 150 hombres de tripulación procedente de Brest, tras 18 días de navegación. (4)

          El destino de la corbeta La Mutine era arribar a un puerto de la Costa del Cormandel, en el Indostán o Nueva India, enviada por la Convención Republicana Francesa (5). Llevaba vinos muy generosos, telas y otros efectos muy delicados, gran cantidad de libras de oro y plata, diamantes, esmeraldas y piedras preciosas. Iba en misión secreta del Gobernador para la India y se cree que era para sobornar a los principales del gobierno de Nueva India y sublevar ésta contra los ingleses.

          En ella iba enviado para este menester el ciudadano S. Prediger (6), de nación holandés y embajador, o enviado, por la República Francesa. (7)

               “Hombre muy docto y de gran talento de religión protestante con pliegos cerrados para abrir en tal altura los que junto con parte de su equipaje puso en tierra al día siguiente no dejándolos solos en parte alguna sino siempre con guardia de su satisfacción. Habiendo sido  éste mismo el que sublevó y levantó a la Holanda en contra de los ingleses, es muy creíble fuese con esta Comisión a la Nueva India y los regalos tan primorosos y costosos fuesen para sobornar a los principales del aquel Gobierno.” (8)

          El día 27 de mayo, a las 2 de la tarde el vigía de Anaga (9) avista a 2 fragatas de guerra, una mandada por Rho. Hallowell. El viento contrario que reinaba les impidió acercarse a tierra y así estuvieron barloventeando hasta la tarde.

               “A  las 4 de la tarde afianzó  su nacionalidad con un cañonazo y enarbolando pabellón inglés, al mismo tiempo que desplegaba en el tope del palo de mesana la bandera blanca de parlamento enviaron una lancha a parlamentar a dos oficiales, uno de marina y otro de infantería de marina, saliéndole al paso otra desde nuestro puerto llevando al capitán de puerto y al capitán de infantería D. Juan Creagh, los oficiales ingleses le preguntaron si  podrían entregarle una carta y le dieron un pliego para el General de la Plaza, y se les dijo a los ingleses que no pasaran de aquella línea y que esperasen la contestación,  con la cual los nuestros  regresaron a tierra, mientras el comandante de la corbeta francesa se acercó con una lancha, en la que había subido a 36 de sus hombres, a los ingleses y les intimó a  que no se acercaran más.” (10)

          Vemos pues que los franceses no se fiaban de los ingleses y gracias a ellos impidieron el acercamiento al muelle.

          El 28 de mayo nos encontramos con la actuación del Teniente Faust  ante el robo de la corbeta La Mutine por los ingleses, pues la Relación de Marrero nos dice:

               “Durante la mañana y tarde no se divisó a las fragatas enemigas. (11)

                A eso de  las 9 de la noche se presentó en la casa de su S. E. el patrón de un barco de pesca y le comenta al Teniente de Rey y a otros que en la tarde había avistado en la punta de Anaga  a cosa de 3 leguas retiradas en el horizonte a dos embarcaciones que venían a toda fuerza de vela para el puerto, dichas personas no le prestaron caso al aviso. (12)

                Y a eso de las 12 de la noche se fueron a sus casas sin haber tomado medidas. Los franceses como era día de fiesta vinieron a tierra,  quedando a bordo un corto número para cuidado del barco. Aquella noche cuando los quisieron reembarcar todos estaban en una mala situación por causa del vino y bebidas a que se habían entregado todo aquel día pero con trabajo su Comandante y Mr. Faust Teniente de la tropa que conducía el buque para su defensa pudieron hacer embarcar alguna porción quedándoles en tierra 43 por no haberlos encontrado. Mr. Ponmiés y Mr. Faust como no preveían el riesgo que les amenazaba y por insinuaciones del Segundo Comandante que estaba a bordo se quedaron también en tierra para divertirse aquella noche.

                Todos dormían bien descuidados y mas los de a bordo que ayudados del vino y la mala noche antecedente no hubieran dado rumor.

                A las 3 de la madrugada del día 29 de mayo,  llegó una de las lanchas que todas las noches quedaban de ronda en el muelle y dio parte de cómo en la bahía había enemigos, la centinela de aquel puesto pasó aviso al oficial de guardia y todos creyeron serían algunos barcos chicharreros atribuyendo aquel parte de la lancha a miedo de aquellos hombres.

                Al poco rato de haber llegado el parte de la lancha, se oyen desde tierra los disparos de fusil y pistolas provenientes del bergantín francés. Un fraile que estaba en la torre de San Francisco comenzó a tocar las campanas con lo que el pueblo se despertó sin saber que ocurría hasta que al rato se hizo en la Plaza la señal de alarma. (13)

                Desde los castillos de la Plaza se disparan a los enemigos e incluso contra La Mutine, ya que su propio Comandante y su Teniente dieron orden de que se disparase sobre ella,  la cual recibió 8 balas que le dieron y dos de ellas le pasó ambos costados con lo que quedó muy deteriorada haciendo por hora más de 7 pies de agua, por lo cual la llevaron los ingleses a vela y a remolque, como lo hicieron con la Fragata de Filipinas que fue preciso para que pudiese hacer viaje, tumbarlo en Los Cristianos para componerlo en parte, a fin de que llegara a Lisboa que era el destino.”

          En una carta dirigida al Ministro de la Guerra D. Juan Manuel Álvarez por el General Gutiérrez  más tarde, con fecha 10 de junio de 1797, le dice (14):

               “... y del ciudadano Prediger que según llegué a entender iba de pasajero en dicha corbeta y con comisión secreta del Gobernador para la India.”

          El 10 de julio volvemos a tener noticias del teniente Faust pues la Relación de Marrero nos dice:

               “Arriba al puerto un barco dinamarqués  procedente de Madeira, con la noticia de la Guerra con Portugal." (15)

                Los franceses que estuvieron prisioneros por los ingleses y que luego fueron canjeados y los que estaban se acuartelaron en la calle del Pilar, en donde vivió Doña Antonia Delgado y también en la calle Carnicería frente en donde estuvo  la Bandera de la Recluta de Cuba, haciendo Cuerpo de Guardia en uno y en otro.

                El comandante francés y el enviado Mr. Prediger, asistieron en el mesón de la calle de San José, donde tenían su guardia de su misma gente, habiendo para ello pedido armas y tambor y  para hacer todas las noches un retén en el muelle.

               Todo lo que les franqueó S. E. con 2 cañones del muelle, los que maniobraban y cuidaban, cuando se ofrecían todas las noches. Sacaban su retreta del mesón e iban hasta el cuartel de la calle del Pilar y todas las mañanas y tardes hacían ejercicio de fusil. Sacrificándose en todo esto Mr. Faust por ser el único oficial de infantería de marina que tenían, que también sacaban cuando salían formando su bandera de tres colores.” (16)

          Veamos algo de su actuación el 22 de julio cuando se verifica el primer ataque de los ingleses por las playas del Valleseco y el Bufadero.

          El General Gutiérrez  preveía las intenciones de los ingleses ante su primer fracaso de desembarco en el amanecer de aquel día y mandó 5 partidas a las órdenes del Teniente Coronel y Jefe de la División de Cazadores, D. Domingo Chirino Soler, Marqués de la Fuente de las Palmas, a colocarse en los alrededores de Valleseco, siendo sus mandos:

             1. De 40 franceses al mando del  capitán de fragata Ponmiés y el  teniente de navío Faust procedente del bergantín La Mutine y de la fragata  La Bella Angélica.

             2. De 40 hombres del Batallón de Canarias al mando del subteniente D. Juan Sánchez.

             3. De 60 reclutas de las Banderas de la Habana y Cuba al mando del teniente D. Pedro Castilla.

             4. De 16 artilleros y 4 pedreros (17) al mando del teniente D. José Feo y del subteniente D. Francisco Dugi.

             5. De 25 cazadores de la guarnición y los capitanes D. Felipe Viña y D. Luis Roman, los tenientes D. Antonio Carta, D. Antonio Monteverde, D. Laureano Aráuz y D. Mateo Calzadilla, y los subtenientes, D. Vicente Espou, D. Carlos Buitrago, D. Tomas Velasco y D. Pascual de Castro.

          En el segundo intento realizado hacia el mediodía, los ingleses toman la montaña de la Mesa del Ramonal (18),  y los nuestros escalan la cima de la montaña de La Altura (19) y nos encontramos que Mr. Faust hace una sugerencia muy importante al Marqués de la Fuente de las Palmas, pues éste envía un parte al General Gutiérrez, en el que le dice (20):

               “Mi General: nos hallamos en la altura más ventajosa que es la de por detrás de Paso Alto: de esta hemos visto situarse los ingleses en las del Valle Seco: Mr. Faust dice sería muy útil que V. E. haga traer a este sitio una pieza de a 4 que a fuerza de brazos se subirá pues no recelamos que ellos también suben artillería, se necesita más gente y los artilleros necesarios para el manejo del cañón y pan y queso o lo que V. E. guste.”

          La Relación de Monteverde  (21) nos dice:

               “Nuestro General, así que llegó el parte, dio la orden para que se condujesen 4 cañoncitos de a tres y cuatro, y se reforzase el puesto con cincuenta hombres y un capitán del Batallón de Infantería de Canarias; causando justa admiración a todos la extraña ligereza e intrepidez con que treparon por aquel escarpado cerro veinte milicianos del Regimiento de la Laguna, llevando a sus hombros cuatro piezas de artillería con sus montajes, juegos de armas y  municiones, animados por el cabo Florencio González, cabo del mismo Cuerpo.”

          El Marqués de la Fuente de las Palmas, mas tarde envía otro parte al General Gutiérrez, en el que le dice (22):

               “Los ingleses han situado un cañón enfrente de este puesto, a más del que habían puesto y nos han hecho fuego pero no nos han alcanzado. Según parece se dirigen a La Laguna y aunque cierta porción ha bajado a un barranco inmediato y pude haberlos ido a cortar me hallo sin gente y no quiero desamparar mi altura.

               Me faltan 2 cebadores y 2 lanadas de a 4, y papel, que V. E. se servirá remitirme.”

          Ya en la tarde-noche de ese día, motivado por un fuerte levante no pudieron ayudar en su plan de ataque los barcos anexos, a las operaciones en tierra. Los navíos se mantuvieron de vuelta y vuelta, hasta el obscurecer sin aproximarse. Los nuestros que estaban con Creagh y Siera retrocedieron a la anterior posición de la Cruz de Afur en donde pasaron la noche.

          Luego se vio acercar la bombarda y se puso enfrente de Paso Alto y el castillo de San Miguel y empezó a disparar y una de las bombas casi le da al subteniente D. José Marrero pues le preveyó con un grito el capitán del batallón D. Miguel Carabeo al tiempo que reventaba la bomba. Desde el castillo de San Miguel se disparó contra ella logrando que esta se retirara.

          A dicho cerro se destinó a 40 franceses de la corbeta al mando de su comandante el ciudadano Ponmiés que era capitán de fragata y al teniente de navío Mr. Faust.

          El 23 de julio, en la mañana, por el  lugar que va hacia la Laguna desde Valleseco, se dejó a un grupo de milicianos mandados por los tenientes D. Nicolás Quintín García y D. Nicolás Hernández y el Subteniente D. Agustín Peña, junto con algunos paisanos a quienes guiaban el alcalde de Taganana, para vigilar, pues se creía en un principio que los ingleses por allí iban a atacar la ciudad de La Laguna. Cundió la alarma cuando el comandante francés Mr. Ponmiés vino diciendo que se  veían a los británicos por la playa de Valle Seco.

          El 25 de julio, a eso de las 2´30 horas de la madrugada los defensores del Castillo de San Miguel al mando del subteniente D. José Marrero y con algunos franceses del bergantín La Mutine con su capitán Monsieur Ponmiés y Mr. Faust, que estaban en dicho castillo como agregados, advierten la proximidad de botes ingleses y el propio D. José Marrero  con una bocina grita al barco inmediato La Princesa, que estaba en la bahía, dándoles el aviso y también pasa la noticia a la Batería de Santa Teresa que estaba a su derecha, (cuyos artilleros eran Francisco Borges, Francisco Díaz, Antonio González, Nicolás de la Rosa y Josef Chitz), y estos a su vez a los de la Batería de San Antonio y así sucesivamente a toda la cortina; abren fuego con los cañones de las distintas baterías y castillos, así como con fusilería desde las casas próximas. La fuerte resaca y el mal estado de la mar hace que los botes se disgreguen en varios grupos a pesar de los esfuerzos de los remeros por intentar mantenerse unidos.

          Aquí existe una polémica sobre quien hundió el Cúter Fox, pues los propios artilleros del Castillo de San Miguel  se lo atribuyeron. Estaba al mando el Subteniente D. José Marrero (23) el cual pide que lo atestigüen al Capitán francés Ponmiés, al Teniente Faust (24), al Ayudante Merven, al Subteniente S. Savarian y al Sargento Lemoyne del bergantín La Mutine que estaban con él y a los artilleros de la Batería Santa Teresa.

          Eran cerca de las 5 de la madrugada,  cuando los franceses que habían estado en la Batería de San Miguel y pasando por la calle de las Tiendas se acercaron al enemigo, y los ingleses les mataron a dos e hirieron mortalmente a uno y a tres levemente, después de lo cual se retiraron y se pusieron enfrente de la Pila al desemboque de la calle de los Malteses con un violento que estaba en aquel punto habiéndolo los nuestros dejados por ir a tirotearse con los ingleses, y allí quedaron hasta concluida la función.

          Una vez firmada la Capitulación por ambos bandos, ya en el amanecer, a eso de  las 6 y 1/2 de la mañana, se formó la tropa inglesa desde la Plaza de la Iglesia hasta la Casa del Teniente del Rey; en aquella Playa de la Carnicería se les hicieron descargar las armas (25).

          A este tiempo ya iban llegando todos los que se habían retirado aquella noche, y algunas gentes de la Villa, Garachico y Abona que por lo distante y penoso de los  caminos, no habían tenido tiempo de llegar antes, y se reunieron en la Plaza de la Pila (26). 

          Formaron los Cazadores en la Plaza de la Pila, a la derecha y con los franceses, el Batallón con sus agregados a la izquierda con las Partidas de Habana y Cuba. Los Rozadores tan inútiles por defecto de sus armas, atravesando dicha Plaza, todos a tres de fondo y en orden de Batalla, de manera que configuró un rectángulo de 2.000 hombres.

          Quedaba una distancia suficiente para que los ingleses pudiesen pasar por medio, conforme el arte de guerra; colocándose  al centro del Batallón, los músicos y tambores, y a su derecha, centro e izquierda los 3 cañones violentos.

           Al salir las tropas inglesas del Convento, marcharon en formación de columna, descargaron al aire sus fusiles al llegar al puente del Barranquillo del Aceite, y desde allí una parte fue hacia la Plaza. Cuando vino el Sargento Mayor de la Plaza D. Marcelino Prat (27) por la calle de las Tiendas, a la cabeza de unos pocos marineros ingleses armados con chuzos, pistolas y sables, con armas al hombro en dirección al muelle, pasaron todos por medio de esta formación y la partida de 80 franceses que se hallaban en la Plaza del Castillo Principal, de cuyas azoteas vio S. E. esta marcha.

          Pero como el 2º Comandante inglés Samuel Hood se sorprendiese con el encuentro de aquellos franceses, sus enemigos implacables, dejándose arrebatar de la ira, prorrumpió en algunas exclamaciones, y aun propaló una proposición, por la cual hubieran sido detenidas sus gentes a no haber dado pronta satisfacción. En efecto, no dudó confesar que se había excedido, y que quería guardar inviolablemente la Capitulación pactada.

          Y pasaron bajo nuestra bandera y la francesa, pues aunque el enemigo se opuso les hicieron pasar por debajo de la bandera tricolor que había  arbolado dicha partida. De allí marchó el enemigo en columna con tambor batiente, banderas desplegadas y armas al hombro hasta que llegaron a la Plaza del Muelle, donde dejaron las armas.

          El día 27 de julio Nelson se ofreció para llevar consigo el parte de la Victoria a Cádiz, y el General Gutiérrez consintió, pero este parte lo envió muy escueto en cuanto a la descripción de la Gesta, por temor a que se lo leyeran. El día 3 de agosto el General Gutiérrez redactó el parte oficial, llamado también 2º Parte o Parte Largo, porque en él  describe la Victoria con todo detalle y cómo fue la Gesta. El General Gutiérrez  envió los 3 pliegos de que consta esta carta en la goleta Santiago (28)  con destino a D. Manuel  Godoy, Príncipe de la Paz.

          En la segunda carta u oficio, el General D. Antonio Gutiérrez, entre otras cosa  dice (29):

               “Tanto celo y actividad, conque ha desempeñado sus obligaciones el Ciudadano Faust, teniente de navío de la Armada Militar de la República Francesa, en el servicio de guarnición que ha hecho desde su arribada a estas islas, como el valor y pericia que acreditó en el combate del día 25 de julio, merecen que yo haga a V. E. una honorífica mención de sus méritos, sin omitir que los 73 republicanos que tuvo a sus órdenes aquel día llenaron también sus deberes: lo que espero hará V. E.  presente a S. M.  si  lo estimare oportuno…”

          Muy impresionado quedaría nuestro General Gutiérrez para recomendar  al Teniente Faust por su actuación en la Gesta a S. M. el Rey Carlos IV.

          No era la primera vez que La Mutine había estado en este puerto, pues sabemos que una que escuadra francesa que salió de Rochefort al mando del  Contralmirante Sercey Araber con más de 2. 000 hombre hizo escala en el Puerto de La Palma el 16 de marzo de 1796, haciéndose luego a la mar el 31 de marzo. Y que el bergantín La Mutine, al mando del Teniente de Navío Mr. Ponmiés,  había salido con dicha escuadra, pero a causa de un temporal tuvo que ir al puerto de El Ferrol donde estuvo reparando sus jarcias y palos durante 40 días, llegando al puerto de La  Palma el 5 de mayo trayendo una presa portuguesa, el bergantín Nª.Sª del Rosario, para ser vendida. Pero como hacía más de 4 pulgadas de agua por hora La Mutine salió a Tenerife para pedir dinero al cónsul francés para proceder a su  reparación en Lanzarote.

          Dicha presa portuguesa era llevada por un oficial francés, que vino en La Mutine, desde La Palma a primeros del mes de agosto al Puerto de la Orotava, en donde se subastó (30)el 18 de agosto de 1796 bajo la responsabilidad de dicho oficial y el cónsul francés Mr. Clerget. 

          Suponemos que dicho oficial de confianza sería Mr. Faust, pues nos parece muy poco tiempo apenas tres meses, desde su última arribada el 26 de mayo de 1797, para que le diera tiempo a establecer un noviazgo y un casamiento tan rápido, pues el 10 de agosto de 1797 nos encontramos que el Teniente de Navío Mr. Faust iniciaba los trámites para casarse con María Rosa Vergara Hernández, de 15 años de edad, natural y vecina de esta Plaza y Lugar de Santa Cruz de Tenerife, bautizada en la Iglesia de Nª. Sª. de la Concepción e hija legítima de D. Domingo Vergara y de Dª. Bárbara Hernández vecinos de esta plaza.

          Presentó ese mismo día Mr. Faust sus documentos  de bautismo y soltería que estaban certificados  por el cónsul de la República de Francia en las Islas Canarias Mr. Pedro Francisco Clerget, siendo registrados por L. S. Juan Durier, y dando fé como notario D. Esteban Cambreleng Espinosa. El 25 de agosto los documentosfueron registrados en la iglesia parroquial de Nª. Sª. de la Concepción de Santa Cruz por su notario eclesiástico D. José Antonio Gómez.

          Ese mismo día el General Gutiérrez envía un oficio a D. Marcelo Estranio (31), diciéndole:

               “….esperando tomara las providencias para la habilitación del cañón tomado a los Ingleses de que debe hacerse cargo el Oficial Francés Mr. Faust.”

          El 28 de agosto de 1797  se inician los testimonios de tres testigos certificando la soltería  de María Rosa Vergara, los cuales fueron:

             1º Andrés Tomás Oliver, que es vecino de esta Plaza, de edad de 40 años, el cual dice: Que conoce a María Rosa desde muy niña.

             2º Josef Oliver, que es vecino de esta Plaza, de edad de 19 años, el cual dice: Que conoce  a María Rosa Vergara desde la infancia.

             3º Joaquín Benítez Alfonso, que es vecino de esta Plaza, de edad de 50 años y es Tercenista de las Rentas del Tabaco, el cual dice: Que conoce a Domingo Vergara desde hace años y a su hija María Rosa desde que nació.

          El 30 de agosto de 1797 el Teniente de Navío D. Juan Santiago Faust, de 20 años, contrae matrimonio con María Rosa Vergara, de 15 años, en la Iglesia Parroquial de Nª. Sª. de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife, oficiando la ceremonia D. Josef Pastor, Presbítero, y siendo los testigos D. Juan Pérez Sánchez, clérigo diácono, D. Andrés y D, Josef Oliver y otros varios. Actuaron como padrinos D. Domingo Vergara y Dª. María Sebastiana Delgado.

          El 14 de octubre, desde San Lorenzo del Escorial, Godoy responde a los pliegos del Parte Largo que el General Gutiérrez le envió el 3 de agosto y entre otras cosas le contesta:

               “Con la segunda, me manifiesta V. E. lo bien que el ciudadano Faust, teniente de navío de la Armada de la República Francesa, y que los 73 ciudadanos de ella, desempeñaron sus obligaciones, el rey quiere que en su nombre dé V. E. gracias por su celo al referido Faust, añadiéndole que con esta fecha escribo orden de S. M. al Directorio Ejecutivo manifestándole su reconocimiento.”

          Es a partir de esta fecha en que perdemos la pista del matrimonio Faust, suponemos que se irían cuando la tripulación francesa de La Mutine salió con destino a la Península. Nos preguntamos si el Teniente Faust tendría alguna actuación notable en las guerras napoleónicas.

- - - - - - - - - - - - - - - -


NOTAS

1. Actualmente es la Isla Mauricio.
2. Según la partida del protocolo de fecha del 11 de marzo de 1794 y firmada por el secretario de la Iglesia de San Luis Mr. Holivier, que fue presenta por Faust en el expediente de su matrimonio.
3. La Obstinada.
4. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Dionisio Cagigas. pág. 67.
5. Ibídem. Relación de Dionisio de las Cagigas. pág. 69.
6. Debe referirse al famoso revolucionario Jean Batiste Drouet. (Nota del Autor).
7. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Dionisio Cagigas. pág. 69.
8. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Domingo Vicente Marrero. pág. 130.
9. Se llamaba Domingo Izquierdo, pero era conocido como Domingo Palmas.
10. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Domingo Vicente Marrero. pág. 30.
11. Era domingo. Nota del autor.
12. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Domingo Vicente Marrero. pág.131. Biblioteca Pública Municipal de Santa Cruz de Tfe. Fondo Documental Antiguo. Manuscritos  MS-257 y MS-300.
13. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Domingo Vicente Marrero. pág. 132.
14. Ibídem. Caja 52-II. Refª. 52-7/5.
15. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Domingo Vicente Marrero. pág. 139.
16. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Relación de Domingo Vicente Marrero. pág. 138.
17. En esos años ya estaba anticuado, se trataban de unas piezas pirobalísticas de tiro curvo, precursoras de los morteros, que disparaban balas esféricas de piedra o pellas, que a veces se calentaban a fuego.
18. Actualmente se la conoce como La Jurada.
19. También se conoce como Montaña de Paso Alto.
20. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797. Documento LXXIV. pág. 421.
21. Ibídem. Relación de Monteverde. Pág. 180.
22. Ataque y Derrota de Nelson en Santa Cruz de Tenerife. F. Lanuza. Documento LXXVIII. pág. 429.
23. Este era hijo del alcalde del Lugar de Santa Cruz de Tenerife D. Domingo Vicente Marrero.
24. Fuentes Documentales del 25 de Julio. Memorial e Informe de José Marrero. Pág. 174.
25. Ibídem. Relación Anónima B. Pág. 260.
26. Se refiere a la parte alta de la Plaza de Candelaria.
27. Fuentes Documentales del 25 de julio de 1797. Relación de Juan Guinther. Pág.115
28. Los avatares para la entrega de este Parte Largo están  en un artículo, publicado  en el periódico EL DÍA en su separata La Prensa  de fecha 30-06-2001 y que obtuvo el 3º Premio de Periodismo de la Cátedra General Gutiérrez.
29. LANUZA, Documento LXIX. Pág. 411.
30. Biblioteca Pública Municipal de Sta. Cruz de Tenerife. Fondo Dctal. Antiguo. Caja 52-II.52-7/4.
31. Biblioteca Pública Municipal de Sta. Cruz de Tenerife. Fondo Docmtal. Antiguo. Caja 62. 62-4/1.