¿Pudo ser francesa la Isla de La Palma?

Por Juan Carlos Cardell Cristellys  (Publicado en El Día / La Prensa el 16 de octubre de 2001 e incluido en el libro La Palma, francesa y otros artículos sobre el 25 de Julio).

 

          Sabemos que la guerra de España contra la República Francesa fue declarada, por ligereza de Manuel Godoy, en 1793  debido al llamado Pacto de Familia para vengar la muerte del rey francés Luis XVI, que era pariente de nuestro monarca Carlos IV. Pero dos años después en 1795 Godoy pensó  que en Francia se iba a restaurar la monarquía, y que ésta sería para un Borbón, pues en  ese año la Constitución Republicana había dado un giro en sentido conservador estableciendo un Directorio y dos Asambleas: el Consejo de los Quinientos y el de los Ancianos, a algunos de los cuales Godoy intentó sobornar para tal fin.

          El 22 de julio de 1795 empezaron las negociaciones que cristalizarían en la llamada Paz de Basilea con la República Francesa, y con su ratificación el 3 de septiembre en que terminó la guerra. Ese Tratado le valió al Duque de Alcudia, Manuel Godoy, el título de Príncipe de la Paz.

          Un papel muy importante en la negociación de la Paz de Basilea lo jugó D. Domingo Iriarte (Nota 1), hermano del literato y poeta Tomás Iriarte, natural del Puerto de la Orotava, quien había sido Secretario de nuestra Embajada en Viena y era en aquellos momentos Ministro Plenipotenciario en Varsovia. Intervino en la redacción del  acuerdo, logrando eliminar una cláusula por la que se cedía la isla de La Palma a Francia, a cambio de entregar a los franceses la parte de la isla de Santo Domingo, que estaba en poder de España desde el año de 1697 por la Paz de Riswick.

Iriarte

Óleo sobre lámina metálica de F. Domingo Iriarte. Autor desconocido. (2) 

          D. José Viera y Clavijo elogió a D. Domingo Iriarte con estos versos:

               " Del resplandor que Don Domingo Iriarte  //  en ciencias diplomática encierra  //  testigos pueden ser en mucha parte  //  Francia, Italia, Alemania e Inglaterra.

                Él calma los estragos de la Guerra,  //  y Plenipotenciario en Basilea  //  la Paz con Francia a España le granjea.

                ¿Qué no merece un Canario  //  al tiempo que en Basilea  //  toda la gente europea  //  le vio Plenipotenciario?

                Si, pues, cuando más contrario  //  estaba el sangriento Marte,  //  resonó el nombre de IRIARTE  //  que, negociando eficaz,  //  el IRIS fue de la Paz,  //  la Paz obra de su ARTE."
 

          El propio Godoy nos dice en sus Memorias (3):

               “En 2 de julio fue nombrado para ejecutar las paces por nuestra Corte el antiguo y acreditado ministro D. Domingo Iriarte, poco antes embajador en Polonia que venía de vuelta y a la sazón debía encontrarse en Berlín o en Viena. La elección de este individuo tuvo dos motivos: el primero, su talento especial para los encargos graves de esta clase; y el segundo, la antigua amistad que unía a Iriarte, con el apoderado de la Francia (Tallien)…”

          Por otra parte, M. A. Thiers relata que (4):

               “El favorito que gobernaba la Corte, después de no haber querido al principio oir las proposiciones de paz que al empezar la campaña hizo el gobierno  porque no se trataba con él, se decidió a negociar, y envió a Basilea al caballero Iriarte. Firmóse la paz en este punto con el enviado de la República Barthelemy, el 24 de Mesidor (5) cuando ocurrieron los desastres de Quiberon… La Francia nada podía desear al otro lado de los Pirineos, ni tenía el menor interés en debilitar a España; al contrario, a ser posible, hubiera debido dar a esta potencia las fuerzas perdidas en una lucha empezada contra los intereses de las dos naciones …”

Barranquillo

Foto de finales del siglo XIX del Barranquillo de Santa Cruz.


          Escasamente un año después nos declarábamos aliados  de la República Francesa, por el Tratado de San Ildefonso, que el 18 de agosto de 1796 suscribirían Godoy y Perignon, ratificándose en París un mes después, el 12 de septiembre.

          Hemos encontrado recientemente una documentación en la que nos relata que el 16 de marzo de 1796, apenas seis meses después de haberse firmado la Paz de Basilea y 6 meses antes de ser aliados de los franceses, arribó a la isla de La Palma una poderosa escuadra francesa al mando del Contralmirante Sercey Araber, que había zarpado del puerto de Rochefort, la cual estuvo anclada en el puerto de Santa Cruz de La Palma dos semanas. ¿Habrían tenido previsto los franceses ocupar La Palma con esta escuadra si no hubiese sido por la intervención de D. Domingo Iriarte?

          Veamos su historia:

           El 16 de marzo de 1796 llegan al atardecer al puerto de la isla de La Palma tres fragatas francesas que salieron del puerto francés de Rochefort, tras 20 días de navegación. Al mando de esta escuadra estaba el Contralmirante Sercey Araber, cuya nave capitana se llamaba La Forte con 30 cañones de a 24” y 20 cañones de a 18” y con 600 hombres de tripulación. En ella viajaban dos representantes de aquella República, uno llamado ciudadano Baco y el otro Burnel con un General de Tropas llamado Magallan. Otra fragata era la  Regenenuesde 26 cañones de a 12” y 14 cañones de a 6”, su capitán Wiltarmer y con una tripulación de 400 hombres; y la tercera llamada La Seene, su capitán Bigot, con 28 cañones de a 18” y 12 cañones de a 6” con 500 hombres de tripulación.

San_Andrs_La_Palma

Foto de finales del siglo XIX de la Iglesia de San Andrés.


          El 17 de marzo desembarcan, a las once horas, el Contralmirante, el General y los oficiales principales, siendo invitados a comer  por el Teniente Coronel del Regimiento de Milicias Provinciales y Gobernador de las Armas de la Isla de la Palma D. Antonio Pintto de Guislas, el cual les pregunta cual es el motivo de su estancia, contestándoles:

               “.. disen que su destino es crusar; y su entrada aquí  para refrescar y añaden esperan a otra Fragata de Guerra de 26 cañones con un Vergantín de a 12 que trahen una presa Ynglesa que hicieron habrá ocho días, la que benía de Londres, con destino a la Martinica, de porte de 200 toneladas cargada de Trigo, Arina, carne salada, Vinagre y Pasas, cuyos efectos intentan bender aquí.” (6)

          La presa inglesa era el navío llamado Birthia y Mary, que salió el 28 de febrero del puerto inglés  Portsmouth, y que fue apresada el 10 de marzo a 140 leguas al norte de la isla de  Madera.

marina_santa_cruz_la_palma

Foto del año 1890 de La Marina de Santa Cruz de la Palma.

          El día 19 de marzo se presentó el Comandante francés pidiendo casa para los enfermos que tenía a bordo. El Médico Titular D. Pedro Toledo una vez que comprobó que las enfermedades no eran contagiosas habló con la Junta de Sanidad y ésta les señaló Casa en el Barrio de San Sebastián, por su situación de altura y separación de otras. El alcalde pide un soldado para centinela de dicha casa a costa de los franceses para evitar que entren mujeres y otros excesos.

               “Como son muchos los que saltan a tierra desde la mañana y por la tarde  se hallan cayéndose poseídos del vino, y otros licores  que toman sin medida, y por lo mismo se resisten el volverse a bordo. Sus comandantes no pueden en tierra obligarlos, me han pedido soldados para llevarlos al muelle y embarcarlos.”

          Para lo cual se establecen patrullas de 20 milicianos para buscar a los franceses que se esconden por las playas y barrios, y conservar el buen orden y la tranquilidad pública.

casa_sotomayor

Foto de 1850 de la Casa de los Sotomayor. Plaza de Argua.

          El día 22 el Gobernador de las Armas de la isla D. Antonio Pintto Guislas remite una carta al General Gutiérrez en la que entre otras cosas le dice:

               “El mismo Comandante Francés entendió que en el Puerto de Tazacorte se vió una embarcación que tiró algunos cañonazos y dispuso sin decirme cosa alguna, que el Lanchón grande que traen saliese a registrar alrededor de esta Isla para reconocer y traer a este Puerto la Fragata, Bergantín y presa Inglesa que esperan; y por el aviso que me dio el Capitán D. Miguel Monteverde que se halla en aquel pago supe que llegó dicha Lancha por la noche a dicho Puerto con 19  Franceses y que indagaron el Rumbo que había tomado la embarcación que tiró, se fue y hasta la fecha no han llegado.

                Los víveres que me han pedido dichos comandantes se reducen a 100 docenas de gallinas, 150 carneros,10 vacas, 400 docenas de huevos, vino, verduras (y una muy crecida aguada) que están comprando y dudo mucho que puedan encontrar todo lo que piden.

                Con motivo de tanta prevención he procurado indagar el destino de esta Escuadra, y sólo he podido entender que van a la India a establecer su nueva constitución a cuyo fin van los dos representantes de su república que vienen distinguidos con uniformes azul, collarín encarnado, con una banda roja, azul y blanca con fleco en oro a los extremos que traen ceñida sobre la casaca con un gran plumero en el sombrero.”

          El 24 de marzo el General Gutiérrez envía una carta al Contralmirante Sercey  en que le autoriza a proveerse en dicha isla de La Palma y a poder vender la presa inglesa.

          El 25 de marzo el Contralmirante Sercey  dirige una carta al General Gutiérrez en la que dice:

               “A bordo de la fragata La Fuerte en la Rada de la Isla de la Palma a 25 de marzo de 1796.

                Señor Gobernador: Tengo el honor de enviar a Vm. un Oficial Mayor para darle Parte de la llegada de la División de mi mando a una de las Islas de vuestra dependencia, asegurándole siento no hacerlo por mí mismo y cimentar con Vm. la buena unión que existe entre nuestras dos Naciones. Suplico a Vm. Sr. Gobernador de su permiso para nosotros podamos vender en esta Isla, una presa que hemos traído.”

          El 26 de Marzo el Gobernador de las Armas de la isla de La Palma D. Antonio Pintto Guislas envía una carta al General Gutiérrez en que le dice:

               “El día 22 a las dos de la tarde llegó el lanchón y la presa Inglesa a las seis, la que trajo a Francisco García, pescador del lugar en los Llanos, al que llamé y me informó de que estando pescando en barquillo suyo con 2 compañeros en el Puerto de Naos, les abordó un bote con 5 franceses, preguntándoles que tierra era ésta, y si había visto unas 3 fragatas francesas, alo que les respondió que esta tierra era la Isla de La Palma y que las expresadas fragatas estaban dadas fondo en la bahía en esta capital. Que le suplicaron fueran con ellos de práctico, para conducirlos ofreciéndoles pagarle bien; que no tuvo reparo en servirle por que sabía que aquí se le dieron 3 prácticos a las dichas 3 fragatas.

                Que llegados al Paquebot (que es la presa inglesa) vio que su tripulación se componía de 7 franceses y 2 ingleses, y que le dijeron que los otros prisioneros cuando los tomaron los mudaron a una fragata francesa; que a dichos 2 ingleses les daban un buen trato, bien de comer, sin obligaciones a trabajar. Que gastaron 6 días en el viaje sin haber visto embarcación alguna, y que en el bajo de Puntallana que dista una legua de esta ciudad fue en donde les alcanzó el lanchón francés, y que cuando llegaron a su borda, manifestaron mucho gusto, con el que se vinieron inmediatamente a dar parte a sus jefes.

                El Comandante de esta Escuadra con noticias divulgadas (según juzgo) por el Maestro, o tripulación del Barquito de la Orotava que llegó el 24 a éste de que en ese Puerto de Santa Cruz se hallaban 3 manuales Ingleses de 80 cañones cada uno y que venían en busca de estas mismas 3 fragatas, me ha pedido licencia para mandar un oficial a esa Isla acaso para informarse mejor de la certeza de estas noticias y se la he concedido.”

          Ese mismo día el General Gutiérrez remite dos cartas una al Gobernador Pintto Guislas y otra al Contralmirante Sercey Araber en que las que les dice que siga prestando el auxilio a los franceses y que el Oficial mayor francés ya se le presentó en esa tarde y que ha dado permiso para poder vender la presa inglesa pero que es preciso el conocimiento de la Real Aduana, el Administrador General de Rentas D. Josef Iriarte previene lo conveniente a ese Almojarife para el cobro y seguridad de los Reales intereses.

          El 27 el Gobernador de las Armas de la isla D. Antonio Pintto fue convidado junto con otros 6 oficiales a bordo de la nave capitana por el Contralmirante Sercey y sus principales oficiales.

          El día 28 una de las fragatas al recibir a bordo a su Contralmirante estuvo realizando ejercicios de cañón.

          El día 30 de marzo el Gobernador Pintto Guislas dirige una carta al General Gutiérrez anunciándole que en el día anterior llegó otra fragata francesa llamada La Vertud al cargo del Teniente de Navío Mr. Chercivite con 450 hombre de tripulación y 48 cañones de a 18”, provenientes de Rochefort y que salió el 20 de este mismo mes con el fin de unirse a la Escuadra y refrescar.

          El 31 de marzo el Gobernador Pintto Guislas envía otra carta  al General Gutiérrez en que le dice en que el Teniente de presa Mr. Ganigant le pide el recibo de los 9 prisioneros ingleses que le entregó. Y que dichos prisioneros son: Capitán: Lloyd Rayner.  2º: Hersey Mayner. 3º que es carpintero: Joseph Shibhil. 4º: Guillermo Johnsen. 5º: Jacob Launson. 6º: Santiago Chapman. 7º: Joseph Hudson. 8º: Joseph Llydel. 9º: Guillermo Tomrim. Los cuales piden embarcarse voluntariamente en el barquito que sale al día siguiente hacia La Orotava y que se presentarán al General Gutiérrez cuando lleguen.

          Le dice que la presa inglesa fue vendida por 500 pesos a Juan Bautista Laustau, el cual era vecino de esa ciudad y de nación francesa y que ejerce de  intérprete.

casona_la_palma

Foto de 1890 del interior de una Casona de La Palma.

          En la tarde de ese mismo ese mismo día se está haciendo a la vela la escuadra, compuesta por las cuatro fragatas, pero la nave capitana se ha quedado la última para buscar a marineros que han desertado, encontrando a unos pocos a los cuales embarcó y salió cerca de la hora de la Oración.

plaza_los_llanos

Foto de finales del siglo XIX de la Plaza de Los Llanos.

          El día 6 de abril el Gobernador Pintto Guislas envía al General Gutiérrez una carta en el que dice que se quedaron en la isla cerca de 20 franceses y que hasta ese día sólo se han presentado 6 y que se llaman: Juan Batista Candaras, Antonio Brasa, Pedro Pitres, Josef Martín, Juan Rosa y Juan Pedro originarios de  Bayona, Raya e Vizcaya y que argumenta ser católicos  y que quieren embarcarse en navíos españoles. Los otros 14 se hallan acomodados en casas particulares y en los barcos de tráfico:

               “A excepción de uno que estando con begitatorios con los otros enfermos se ocultó al tiempo del embarque y estuvo 2 días en un tunal entre sus espinas al que  hice residir en el Hospital de esta Ciudad, donde continua curándose, y me aseguran está mejor.”

          El 18 de abril el Gobernador de las Armas de la isla  Pintto Guislas remite una carta al General Gutiérrez en la que dice:

               “En que 3 franceses de los que quedaron escondidos que se llaman Pedro La Champagne, Antonio Monar y Luis Pedro originarios de Burdeos, La Rochelle y Nantes, les pidieron pasaportes lo cual accedió y que se hallan desacomodados a causa de un recio temporal que padecieron el día 7 que obligó a encallar a 2 barcos en los que estaban empleados. Van en el barco de Hipólito Blanco para presentarse a su Excª.”

          El día 4 de mayo de 1796, llega por la tarde al Puerto de La Palma la corbeta francesa La Mutine, al mando del Teniente de Navío Mr. Ponmiés y armada con 12 cañones de a 12” y 131 hombres de tripulación, para recoger las órdenes que le había dejado el Contralmirante Sercey en una carta que le dejó a Pintto Guislas. El dicho Ponmiés da por noticias:

               “Haber hecho su República la Paz con el rey de Cerdeña; de una nueva Alianza entre España y los Franceses y que sigue la suspensión de Armas con el Emperador.”

         La corbeta había salido con la citada  escuadra pero a causa de un temporal tuvo que ir al puerto del Ferrol donde estuvo reparando sus jarcias y palos durante 40 días.

foto_estereoscpica_santa_cruz_la_palma

Foto de mediados del siglo XIX de Santa Cruz de la Palma.

 

          El 5 de mayo fondea en el puerto de La Palma la presa portuguesa el bergantín Nª. Sª del Rosario,  que traían para ser vendida. Pero como La Mutine hace más de 4 pulgadas de agua por hora sale a Tenerife para pedir dinero al cónsul francés para proceder a su  reparación en Lanzarote.

          El 2 de agosto llega al Puerto de la Orotava procedente de La Palma la presa portuguesa Nª. Sª del Rosario que es llevada por un oficial francés, que había venido en La Mutine,  y es admitida por la Diputación de Sanidad para poder ser subastada tal como lo comunica el General Gutiérrez al Gobernador de las Armas en dicha ciudad D. Rafael Pereyra.

          El 17 de agosto de 1796  el escribano público D. Nicolás de Curras y Abreu manda publicar en las 4 esquinas del Puerto de la Orotava el edicto siguiente:

               “Aviso al Público. El Jueves próximo 18 de este mes a las 10 de la mañana se rematará en el Puerto de la Orotava en la Casa de D. Francisco Sarmiento por orden del Sr. Cónsul de la República Francesa un Bergantín portugués Presa de la Corbeta francesa La Mutine construido de maderas del Brasil del porte de 170 toneladas con todos sus aparejos, juegos de velas, 4 jarcias, tres cables buenos, 2 cañones, 6 barricas para agua y una lancha buena. Fdo. Clerget. Cónsul de la República Francesa en estas Islas Canarias.”

postal_la_palma

Foto-Postal  de finales del siglo XIX de la Plaza de Sto. Domingo y  de la calle de  San Telmo.

          El día 18 de agosto de 1796 se subasta (7) el bergantín portugués Nª Sª. del Rosario bajo la responsabilidad de dicho oficial de La Mutine y el cónsul francés Mr. Clerget.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


NOTAS

1. D. Domingo Iriarte y Nieves Ravelo, nació el 18 de marzo de 1739 en el Puerto de la Cruz. Era mellizo de su hermano José y hacía el sexto de 17 hermanos. Fue educado por su tío, D. Juan de Iriarte y Cisneros, en Madrid y lo acogió bajo su protección el Conde de Grimaldi. El 23 de agosto de 1771 fue nombrado Oficial Octavo de la Primera Secretaría de Estado y entre octubre de 1776 y el 15 de julio de 1786 desempeñó el cargo de Secretario de nuestra Embajada en Viena. En esa fecha fue nombrado Oficial Segundo de la Embajada española en París, hasta que el 23 de abril de 1793 fue destinado como Ministro Plenipotenciario a la Embajada de España en Polonia. Murió de tuberculosis en Gerona el 26 de diciembre de 1795.  
2. Colección Privada.
3. Godoy, Manuel. Memorias. Nº 112, Tomo V, pág. 262.
4. M. A. Thiers. Revolución Francesa. Tomo IV, pág. 519.
5. Corresponde al  día 12 de Julio
6. Biblioteca Pública Municipal de Sta. Cruz de Tenerife. Fondo Documental Antiguo. Caja 52-II.
    52-7/3.
7. Biblioteca Pública Municipal de Sta. Cruz de Tenerife. Fondo Doctal. Antiguo. Caja 52-II.52-7/4.