Historia del Segundo Parte de la Victoria del 25 de Julio de 1797 sobre la escuadra de Nelson

Por Juan Carlos Cardell Cristellys  (Publicado en El Día / La Prensa el 30 de junio de 2001 e incluído en el libro La Palma, francesa y otros artículos sobre el 25 de Julio).

 

          Una vez que los ingleses, después de la capitulación, llevaron a sus heridos y muertos a sus naves, hubo intercambio de correspondencia y algunos obsequios,  frutas, vinos y quesos por parte canaria y unos barriles de cerveza por parte inglesa. Nelson le manda una carta de agradecimiento por el comportamiento de la población con los heridos ingleses y como regalo personal, al General Gutiérrez, un anteojo astronómico en  prueba de agradecimiento (Nota 1).

          Sabemos que el Primer Parte de la Victoria del 25 de julio de 1797, se ofreció el mismo Nelson a llevarlo a la península, y el General Gutiérrez aprovecha dicho ofrecimiento. Dicho parte fue redactado por el General Gutiérrez de una forma un tanto escueta, quizás por la premura del caso o porque temiera que fuera leído por los propios portadores y se enteraran del verdadero número de fuerzas que intervinieron en la defensa y del desconcierto que éstas tuvieron durante las  horas que precedieron al amanecer del 25 de julio sin saber si el Lugar y Puerto de Santa Cruz estaban bajo el poder de los ingleses.

          Cuando la escuadra inglesa, después de haber realizado las exequias a bordo por sus fallecidos en combate, abandona el Puerto de Santa Cruz, en la mañana del 27 de julio, lleva consigo los pliegos en los que se comunica a S. M.  la victoria de las tropas del General Gutiérrez sobre la Escuadra de Nelson.

          El día 15 de agosto de 1797, llega a Cádiz la fragata inglesa Emerald y su comandante Waller pasó al navío Ciudad de París a entregar a Sir John Jervis, que era el almirante de la flota que asediaba la ciudad,  los pliegos de Gutiérrez y con la noticia del desgraciado éxito que la escuadra de Nelson tuvo en Tenerife.

          El Almirante Jervis mandó destacar un navío con bandera de parlamento; y le salió el General Mazarredo con sus ayudantes a esperar en el muelle de Cádiz a los parlamentarios y éste quedó sorprendido cuando le entregaron los pliegos de Gutiérrez, en que se comunicaba la victoria sobre los ingleses, y el General Mazarredo los envía a Madrid.

          La Gazeta de Madrid del viernes 25 de agosto de 1797, comunicaba que:

               “S. M. ha tenido la agradable noticia de haberse malogrado á una esquadra Inglesa las miras de conquista ó de saqueo con que desembarcó tropas en la isla de Tenerife, una de las Canarias, según el Comandante general de ellas D. Antonio Gutiérrez ha participado desde Santa Cruz en oficio de 25 de Julio último” (2).

          Conocemos desde hace tiempo el texto del Segundo Parte de la Victoria que el General Gutiérrez mandó más tarde, el cual era mucho más extenso y con más detalles sobre la defensa que se hizo del Lugar y  la relación de muertos habidos y la situación familiar de cada uno de ellos, por todo ello se conoce bajo los nombres de Segundo Parte de la Victoria o Parte Largo. El General Gutiérrez  lo redactó, firmó y lo envió, para asegurarse que la noticia de la victoria sobre la Escuadra de Nelson llegaba a la Corte.

          Pero nos faltaban los detalles y vicisitudes que pasó el  correo y portador de los pliegos que contenía este Segundo Parte de la Victoria hasta entregarlos en mano en la Corte.

          Veamos algo de la historia de este Parte Largo. Sabemos que el General Gutiérrez redacta este segundo parte, con fecha 3 de agosto de 1797. El 4 de agosto, el General Gutiérrez da la orden para habilitar a la antigua goleta inglesa La Delicia, "con los víveres y demás efectos, para dar cuenta a la Corte de lo ocurrido en el ataque causado por los ingleses a esta Plaza en la noche del 24 al 25 de julio próximo pasado"(3).  Pero antes sepamos los antecedentes de la goleta El Apóstol Santiago.

          Por una  carta que  envió días más tarde, el 20 de septiembre de ese mismo año, el General Gutiérrez al Excmo. Sr. D. Juan Manuel Álvarez, Ministro de la Guerra,  logramos saber que la goleta El Apóstol Santiago era la misma goleta inglesa La Delicia (4) que fue confiscada a principios de ese mismo año en el Puerto de la Luz de la isla Canaria.

               “Habiendo arribado a principios de Enero de este año al Puerto de la Luz en la isla de Canaria, una goleta con bandera americana, denominada La Delicia, y su capitán Juan Harrizon.

                Y como éste expusiese que venía de Lisboa con ánimo de tocar el Puerto de la Orotava, para tomar algunos vinos, y desde allí seguir su viaje a la Costa de Guinea, a comprar negros, que era su principal objeto de su navegación.

                Arribó a dicha isla para componer un palo que traía rendido, manifestando para acreditar lo expuesto algunos documentos cuales fueron uno que legitimaba ser dicha goleta americana y perteneciente a Roberto Read, navegante del Condado de Matheus en el Estado de Virginia, y otro por el que aparecía dueño de dicho barco en la actualidad el referido Juan Harrizon.

                El Gobernador de las Armas deja fondear en el mencionado Puerto de La Luz, la dicha goleta, como barco de nación amiga. Pero un tal Francisco de Cubas, vecino de aquella misma isla, ayudado por otros compañeros se levantase con la tal goleta sacándola de su fondeadero, habiéndose ésta recobrado inmediatamente y formado enseguida el expediente respectivo sobre un hecho de esta naturaleza.

                En la investigación de este hecho, se descubre que la goleta navegaba sin pasaporte americano y a bordo había un pasaporte inglés y que con la bandera de esta nación había estado fondeada muchos días en el mencionado Puerto de Lisboa, bajo el tiro de cañón de la Fortaleza de Belém, por cuya razón y demás que resultan del mismo expediente habiéndose proveído se recibiese al enunciado Harrizon su declaración y confesión con todos los cargos para aclarar en la mejor forma la verdad de todo.

                Como el capitán Harrizon desapareciese furtivamente de esta isla, y por más diligencias que se practicaron no se hubiese conseguido saber su paradero, hallados por dicha causa plenamente realizadas las sospechas que contra él había, pronuncié Auto en 27 de junio último declarando la expresada goleta La Delicia por inglesa. Confiscándola como a tal a favor de la Real Hacienda. Y no hallé méritos suficientes para imponer pena alguna al referido Francisco de Cubas y demás compañeros que le ayudaron a levantarse con el referido barco. Por cuanto de lo actuado  resulta que sabiendo aquél que era inglés lo hizo únicamente para traerlo a este Puerto, y delatarlo por tal, y lo que creyó siempre que obraba como buen vasallo del Rey sobre cuyo particular y demás que deseo expuesto a V.E. para que lo  ponga en noticia de S.M. espero  se servirá resolver según fuese de S. R. agrado.

                El aprecio de la referida goleta es de 150.018 reales de vellón y 16 maravedíes mandado practicar para de luego a luego ponerla en venta.

                Como acaeciese  el que los enemigos atacasen esta Plaza en la madrugada del 25 del mes de julio, y no hubiese proporción de barco para dar a S. M. con la brevedad que deseaba, la noticia individual de la acción, determiné remitir por él los pliegos del Real Servicio concerniente a esto, como se ejecutó en el día 6 de agosto en que la dicha goleta salió de este Puerto, bajo las órdenes de D. Santiago Arauz,  llevando los enunciados pliegos.”

          El 5 de agosto S.E. encomienda la custodia de los pliegos que contienen el Segundo Parte de la Victoria al Subteniente de Correos D. Joaquín de Vargas Machuca y le hace entrega del salvoconducto que los ingleses le dieron a S.E. para que las personas que viajaran con dicho salvoconducto no fuesen apresadas ni su equipaje confiscado por ninguna embarcación o nave inglesa ya fuese corsaria. Y también una orden firmada por S.E. para que cualquier autoridad española a la que se presente ésta le ayude en la mayor brevedad del desempeño de la misión que le fue confiada. Saliendo el Subteniente el 6 de agosto  desde Puerto de Santa Cruz con destino a la península, en la goleta El Apóstol Santiago siendo su capitán D. Santiago Arauz, (también conocido como Araujo), y llevando presos franceses y españoles.

          El 11 de agosto S. E. manda un oficio a los 5 coroneles (5) de la isla de Tenerife, y entre otras cosas les dice:

                “... por ahora y hasta recibir contestación a los pliegos que remití en una goleta despachada para su conducción, cuyo retorno espero se verificará sin demora, he dispuesto que vengan a reforzar esta Guarnición las compañías de Granaderos de los 5 Regimientos de esta isla…”

          Nos encontramos que el 17 de agosto es apresada la goleta El Apóstol Santiago, a la vista del puerto de Safí, Marruecos, por las fragatas de guerra inglesas La Almena La Andrómeda. El subteniente de Correos D. Joaquín de Vargas Machuca, logra salvar los pliegos y se presenta al cónsul español en Safí, (Marruecos), D. Sebastián Padrón, entregándole la orden que con fecha del día 5 de agosto el General Gutiérrez le dio para que cualquier autoridad del Reino de España le ayude.

          El cónsul español intentó entonces comprar la goleta apresada pero le fue infructuoso. Y siguiendo las indicaciones de su tío D. Bartolomé Patrón que le pasó desde Mazagan, manda que saliese el 23 de agosto en viaje por tierra a D. Joaquín Vargas. El cual sale en caravana desde Safí atravesando por el desierto hasta llegar a la ciudad de Tánger el 1 de septiembre, con los pliegos a salvo, según dice la carta de  Bartolomé Patrón a su sobrino el cónsul español. Suponemos que de Tánger, el Subteniente Vargas, saldría en alguna nave con destino algún puerto peninsular, pero desconocemos en qué puerto recaló y qué ruta siguió por tierra, pero sabemos que llegó a la Corte antes del 12 de septiembre.

          Mientras ese mismo día el cónsul español, proporcionaba el pasaje desde Safí a Santa Cruz de Tenerife al capitán de la goleta El Apóstol Santiago D. Santiago Araujo, junto con 7 marineros, para que viajen en el bergantín genovés Los dos hermanos del cual era capitán D. Antonio Vasallo, quedando todavía en el puerto de Safí los 4 marineros que se embarcarían para España en la primera ocasión (6).

          El 21 de septiembre, atraca de noche en el Puerto de Santa Cruz el bergantín genovés Los dos hermanos, con el capitán Santiago Araujo y parte de la tripulación, y le cuentan al General Gutiérrez todo lo sucedido, haciéndole entrega  de la siguiente documentación:

                “Relación de los Marineros que fueron en la goleta El Apóstol Santiago y que volvieron a este Puerto:

                 De las islas: Josef Carrillo, Sebastián Martín, Juan Bollaños.

                 De los prisioneros españoles: Joaquín Díaz, Manuel Sánchez, Juan Valdivieso.

                 De la fragata El Príncipe de la  Real Cía de Filipinas: El cocinero Josef  Fernández.” (7).

          Este Segundo Parte de la Victoria es contestado por el Sr. Ministro de la Guerra D. Juan Manuel Álvarez,  con una carta fechada el 8 de octubre en San Lorenzo del Escorial, dirigida al General Gutiérrez y comentando sobre la información en él contenida.

          Sabemos que el General Gutiérrez a través de la información que recibía teme otro ataque inglés a Tenerife y así se lo hace saber a D. Juan Manuel Álvarez que era el Ministro de la Guerra mediante una carta de fecha 11 de octubre de 1797 en la que le dice:

               “Paso a manos de V. E. la adjunta copia de una carta escrita en Tánger por el Comisario de Guerra D. Antonio González Salmón, actualmente encargado del Consulado General de España en el Reino de Marruecos, la cual he recibido por medio de una goleta genovesa procedente de Safí, pues, aunque la especie de que trata sobre estarse preparando una nueva expedición inglesa contra estas islas me parece muy dudosa por las circunstancias que intervienen...” (8).

          El Príncipe de la Paz, D. Manuel Godoy, contesta el 14 de Octubre al pliego que contenía las 3 cartas u oficios, que escribió el General D. Antonio Gutiérrez con fecha 3 de agosto de 1797, en las que le decía (9):

               “ Habiendo yo resuelto despachar la goleta nombrada El Apóstol Santiago, al cargo de su capitán y Piloto D. Santiago Araujo, con el aviso de la Victoria ganada por nuestras armas en la noche del 24 y mañana del 25 del mes próximo pasado se ha ofrecido a conducir el pliego el subteniente de Correos D. Joaquín de Vargas Machuca, quien espero tendrá el honor de ponerlo en manos de V. E. y Araujo con la goleta de su mando esperará en el primer puerto de España a que arribase, las órdenes y pliegos que V.E. tuviere a bien comunicarme y remitir a este destino."

          En la primera carta u oficio, el General Gutiérrez le relata la acción contra los ingleses, cómo se defendió la Plaza, sus hechos y relaciona los muertos y los heridos que hubo. (10)

          En la segunda carta u oficio, el General D. Antonio Gutiérrez dice (11):

               “Tanto celo y actividad, conque ha desempeñado sus obligaciones el Ciudadano Faust, teniente de navío de la Armada Militar de la República Francesa, en el servicio de guarnición que ha hecho desde su arribada a estas islas, como el valor y pericia que acreditó en el combate del día 25 de julio, merecen que yo haga a V. E. una honorífica mención de sus méritos, sin omitir que los 73 republicanos que tuvo a sus órdenes aquel día llenaron también sus deberes: lo que espero hará V. E.  presente a S.M.  si lo estimare oportuno.”

          En la tercera carta u oficio, el General Gutiérrez propone un ascenso masivo casi generalizado de los oficiales que intervinieron en la defensa del Lugar de Santa Cruz el 25 de Julio (12).

          Y Godoy  le contesta diciéndole (13):

                “El subteniente de Correos D. Joaquín de Vargas Machuca me ha entregado 3 cartas de V.E. fechadas en 3 de agosto, y además la que contenía la noticia que era él conductor de aquellas.

                Con la primera, me refiere V. E.  con toda extensión lo ocurrido con los ingleses que fueron a atacar esa isla, y manera en que se les rechazó con todo honor y gloria para las armas del Rey. He enterado de ello a S.M., quien se ha mostrado muy satisfecho de lo ocurrido, y de las disposiciones de V.E. en todas las acciones.

                Con la segunda, me manifiesta V. E. lo bien que el ciudadano Faust, teniente de navío de la Armada de la República Francesa, que los 73 ciudadanos de ella, desempeñaron sus obligaciones, el rey quiere que en su nombre dé V. E. gracias por su celo al referido Faust, añadiéndole que con esta fecha escribo orden de S.M. al Directorio Ejecutivo manifestándole su reconocimiento.

                En la tercera y última me dice V.E.  la promoción que cree debe hacerse de los oficiales que sirvieron bajo sus órdenes en la Acción, encomendada al propio tiempo a sus dos sobrinos D. Francisco y D. Pedro Gutiérrez, por el Ministerio de la Guerra se comunicará a V.E. la resolución del Rey sobre estos puntos, y por mi parte aseguro que concurriré muy gustoso para el mérito de estos buenos servicios quede premiado.

                Le aviso a V.E. todo en respuesta a sus citadas cartas y ruego a Dios guarde su vida muchos años. San Lorenzo del Escorial 14 de octubre de 1797.”

- - - - - - - - - - - - - - -

NOTAS

 1. Este anteojo aparece en el inventario de las pertenencias que se realizó al fallecimiento del General Gutiérrez en 1799. Véase P. ONTORIA OQUILLAS, Faceta Cultural del General Gutiérrez. EL DÍA/LA PRENSA, Sábado 16 de mayo de 1998. Págs. 2-3. RECUERDO DE UN BICENTENARIO  (1797-1997). Ayuntamiento S /C de Tenerife- Museo Militar Regional de Canarias 1998. Pág.128.

2. Diario de Tenerife. Extraordinario 25 de Julio de 1897. Pág. 16.

3. Biblioteca Pública Municipal de Santa Cruz de Tenerife. Fondo Documental Antiguo. Caja 62. Refª. 62-2/2.

4. Idem. Caja 53-II, 53-8/1.

5. Idem. Caja53-II. Refª 53-6/4.

6. Idem. Caja 53-II. 53-8/1.

7. Idem. Caja 53-II. 53-8/1.

8. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797, págs. 53 y 54.

9. LANUZA, Documento LXVII, pág. 407.

10. Idem. Documento LXI, pág. 393 y 394.

11. Idem. Documento LXIX, pág. 411.

12. Idem, Documento CCVII, pág. 719 – 722.

13. Fuentes Documentales del 25 de Julio de 1797, pág. 50.